¿Quieres valorar este artículo?
[Valoración: 5 Votos 1]

Prestar ayuda y consuelo en la fase de duelo es uno de los retos más difíciles e incómodos. Por muy empáticos que creamos ser, lo más común es no saber qué decir o cómo actuar en estos casos. Cuántas veces en una situación como esta nos habremos dicho, “quiero ayudar, pero no sé cómo”. Por eso, en este post hemos querido recoger algunas premisas y consejos básicos para “ayudarte a ayudar”.

En primer lugar, debemos conocer los tipos de duelo que existen para saber reconocer cuál está atravesando la persona en cuestión y ayudarle de la mejor manera posible.

Cuando la pérdida es reciente, el duelo se conoce como duelo inmediato y la persona seguramente aún no sea consciente realmente de la pérdida. Sin embargo, cuando una persona empieza a retomar su rutina, la pérdida se hace más real y es entonces cuando comienza el duelo agudo. Acompañar a alguien en esta etapa es lo verdaderamente complicado y es importante saber qué decir y qué no.

5 cosas a tener en cuenta para ayudar a una persona que está pasando por un duelo

Ponernos al lado de quien sufre

El primer reto al que nos enfrentamos son nuestros propios miedos, pero en estas situaciones el foco debe estar en el doliente, en lugar de en uno mismo; ayudar implica centrarse en el otro, no ponerse en el lugar sino al lado de quien sufre.

Estar dispuestos a escuchar

Una vez superado el miedo a no saber qué decir, debemos mostrar interés y estar dispuestos a escuchar, teniendo claro que lo que nosotros podamos decir no va a aliviar al momento el dolor de quien sufre. En ningún caso podemos liberarle del dolor por arte de magia, pero si aligerar la carga escuchando, respetando y tendiendo una mano amiga.

Permite al doliente expresarse con llantos, gritos, en silencio, pero con espontaneidad. Para ello pregúntale cómo está e interésate con sinceridad, que sea él o ella quien decida si hablar o no.

Mejor mostrar cariño en silencio que recurrir a frases hechas

Además, debemos tener en cuenta que el dolor es necesario, sin él no se supera la pérdida, sino que se aplaza. Por eso, la escucha activa, el cariño y el cuidado son de gran valor. Si no sabemos qué decir es mejor acompañar en silencio.

Existen otras formas de ayuda

La escucha suele ser la principal forma de ayuda, sin embargo existen otras como ayudar en tareas cotidianas: cocinando, limpiando la casa… Labores que puedan costarle desempeñar al doliente.

Comparte tus propias experiencias

También podemos compartir aquellas pérdidas que hayamos sufrido, contar nuestra experiencia personal, cómo lo vivimos y cómo lo superamos. Aunque no todos sentimos de la misma manera, ni lo vivimos o superamos igual, puede resultar de utilidad y el doliente puede sentirse identificado.

Qué no decir cuando alguien sufre una pérdida

A continuación recogemos algunas de las frases o expresiones que conviene no utilizar con una persona que está pasando por el duelo.

“Ya era muy mayor”, “estaba sufriendo”, “vivió hasta el final de sus días”… no son frases que consuelen. Siempre habrá momentos en los que el fallecido ya no pueda estar presente, vivencias de las que no pueda disfrutar. 

“Todo sucede por alguna razón”, “está en un lugar mejor”, “es voluntad de Dios”... Hay que tener especial cuidado con la responsabilidad de la muerte. Aunque el doliente sea creyente podemos provocarle una crisis religiosa. Además, este tipo de frases hechas no hacen que se sienta más comprendido u apoyado, sino que nos ayudan más a nosotros mismos cuando no sabemos qué decir y queremos mitigar el sufrimiento.

“Todo pasa, con el tiempo te encontrarás mejor”, “el tiempo todo lo cura”, “ya deberías empezar a recuperarte”, etc. No existe un calendario ni unas fechas establecidas en las que el doliente vaya a superar el duelo. 

Es necesario que la persona sepa y sienta que puede tomarse el tiempo que haga falta para superarlo y darle un espacio para expresar su malestar. Además, debemos tener claro, que en algunos casos por mucho que pasen los años, el dolor y la tristeza continúan presentes.

Atención psicológica ante la pérdida de un familiar
Ofrecemos atención psicológica a los familiares 24 horas
Más información

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *