¿Quieres valorar este artículo?
[Valoración: 5 Votos 1]

Carlos Sobera. Actor, presentador de televisión y productor

A Carlos Sobera podemos definirlo como un hombre polifacético cuyos proyectos siempre tienen un alto porcentaje de éxito. No obstante, lo más importante para él es terminar la vida en paz consigo mismo, con su familia y amigos.

Entrevista a Carlos Sobera

¿Cuándo nace su amor por el teatro?

No se sabe, es algo que probablemente llevo en la sangre. Quizá de la observación de Guridi que estaba cerca de mi casa en Barakaldo. Allí llegaban grupos de teatro catalanes independientes y justo tenía la puerta trasera frente a mi portal. Y nace de mis experiencias en el colegio, donde hacíamos lecturas, representaciones y, poco a poco, se fue forjando en mí una gran pasión por este arte.

¿La vida es puro teatro?

Sin duda. Esta frase hecha recoge una gran realidad en todos los sentidos. El mundo es un gran escenario en el que cada uno hace el papel que le toca y no siempre con la misma brillantez. Disimulamos y fingimos en todos los órdenes de la vida, privados y públicos. Es una frase que tiene mucho sentido.

¿Dónde le gustaría acabar la obra de su vida?

Sobre todo, me gustaría terminarla en paz conmigo mismo y donde me toque. En el sentido figurado y en el sentido estricto. Es decir, profesionalmente hablando no aspiro a morir con las botas puestas. Figuradamente hablando que me pille donde me tenga que pillar, pero cuando llegue, que esté a gusto conmigo mismo y en paz con mis amigos y sobre todo con mi familia. El resto me va a importar muy poco.

¿Qué le ha hecho más daño al teatro, la crisis o el IVA?

La crisis afecta a todos y es entendible que la gente tenga que disponer de su dinero para todo, para sus necesidades y su ocio. El ocio supone escuchar música, comprar libros, llevar a los hijos a un parque temático, viajar, ir al teatro y al cine, o salir a cenar. La vida tiene muchos gastos y el dinero no llega para pagar todo. Cuando las personas empiezan a recortar, comienzan siempre por lo que se considera superfluo, y supongo que no se equivocan cuando creen prescindible salir a cenar, tomar una copa o ir al teatro o al cine. El IVA lo único que ha hecho en todos los sectores de la vida es recrudecer la sensación de crisis. La impresión que tenemos las personas de a pie es que alguien nos fastidia un poco el escenario y luego pretende regularlo pidiéndonos a nosotros el dinero. Al final uno tiene la sensación de pagar siempre el pato.

Carlos Sobera es un hombre muy polifacético: teatro, cine, empresario… ¿Se encuentra cómodo en todos ellos?

Sí, porque al final uno tiende a hacer en la vida lo que le gusta. Trabajar en la tele me divierte mucho, porque me encanta la espontaneidad y la locura, el caos en el que se mueve la televisión; me siento como pez en el agua. Me gusta mucho el teatro porque subirse a un escenario y contactar en directo con el público no es algo que se pueda lograr fácilmente. Y me gusta mucho ser empresario porque puedo elegir los proyectos, mimarlos desde el principio y ejecutarlos. Esa sensación de hacer lo que uno quiere cuando quiere no es fácil de conseguir y asumir los riesgos es muy bonito también. El día que me aburra o lo pase mal tengo claro que me iré.

¿El éxito tiene fórmula?

No. Ninguna. El que intente encontrarla se dará cuenta que es imposible. El otro día hablando con un compañero del éxito de First Dates, me preguntaba si yo lo veía venir. Mi respuesta fue clara: a mí me gustaba el programa; si iba a ser un éxito, no lo sabía. Lo único que tú sabes a ciencia cierta siempre es el fracaso, el fracaso lo ves venir a leguas de distancia; sabes que te la vas a meter. El éxito es imposible de prever.

¿Qué película nunca se cansa de ver?

Hay muchas y de todas las épocas. Yo soy un cinéfilo absoluto. Me gusta el western, la comedia romántica o la ciencia ficción.  Películas más o menos modernas como puedan ser ‘Master and Commander’ o ‘Gladiator’, hasta otras de los años setenta como ‘El Padrino’, o de los sesenta como ‘Dos Hombres y un Destino’. Western de los cincuenta como ‘Río Rojo’ o ‘Fort Apache’. También me gustan los grandes clásicos como ‘Charada’. Yo soy un gran amante del cine.

¿Un libro para recomendar o regalar?

El último libro que estoy leyendo y está fenomenal es de Umberto Eco: ‘De la locura a la estupidez’. Con los libros pasa un poco como con las películas, recomendar un libro es un acto de injusticia en sí mismo. Se dejan en la estacada cientos que hay que leer sí o sí.

¿Un lugar para vivir?

Nuestro país es un lugar magnífico, aunque hayamos perdido en gran medida el sentido del humor y también mucha inspiración libertaria. A pesar de todo es probablemente de los mejores sitios del mundo.

¿Un lugar para perderse?

Hay dos países que me encantan: México y Perú. Perú me parece una delicia. En México te puedes perder por sus playas. Luego África es un continente que he tardado en conocer, pero me ha entrado de una forma extraordinaria en vena.

¿Rolling o Beatles?

Yo he sido siempre más de Beatles. Hay muchas canciones de los Rolling que me gustan, pero había una alegría, un aire rompedor en los Beatles que los Rolling nunca tuvieron.