¿Quieres valorar este artículo?
[Valoración: 5 Votos 1]

Muchas personas han decidido vivir de forma más armónica con la naturaleza, concienciados sobre los efectos del cambio climático. Para ello, han cambiado sus decisiones de consumo por otras más responsables, como adquirir productos locales de temporada o escoger ropa fabricada en nuestro país, con el objetivo de reducir al mínimo la huella que dejan en el planeta.

En este contexto de preocupación por la vulnerabilidad de nuestro entorno, tiene lógica que cada vez más personas decidan que, al final de su vida o de la de sus seres queridos, serán también coherentes con sus ideas y optarán por un entierro o incineración que sea respetuoso con el medio ambiente.

¿Qué es más ecológico, entierro o incineración?

Los enterramientos tienen un coste más elevado, tanto por la compra del espacio en el cementerio, como por el mantenimiento de la tumba y su lápida. Estos son algunos de los motivos por los que cada vez más personas escogen la alternativa de la incineración. A estas razones se le une otra: la incineración es más ecológica que una inhumación, ya que esta supone ocupar un espacio de tierra, un recurso escaso.

Hay muchas motivaciones, ya sean sentimentales, religiosas o económicas, que nos pueden hacer decantarnos por un entierro o incineración. Pero debemos saber que, elijamos el método que elijamos, hay decisiones que podemos tomar para que nuestro entierro o incineración o el de nuestro familiar sea más respetuoso con el medio ambiente.

Ataúdes ecológicos

Para poder ser catalogados como ecológicos, estos féretros deben estar fabricados de manera artesana con materiales de origen vegetal, como la madera, o minerales. Los acabados deben realizarse con barnices no contaminantes. De esta manera, su impacto en el medio ambiente será menor.

Un árbol para el recuerdo

En Funeuskadi no solo comercializamos ataúdes ecológicos, sino que ofrecemos un servicio pionero en el País Vasco: un árbol para el recuerdo.

Pensamos que crear una nueva vida tras la pérdida de un ser querido representa un símbolo perenne para el recuerdo. Además, cuando plantamos un árbol (que puede estar acompañado de las cenizas de nuestro familiar) estamos dando un paso para la conservación de nuestro entorno, ya que los árboles contribuyen enormemente a la regeneración del aire que respiramos y son el hogar de muchas especies animales y vegetales.

Gestoría funeraria

Si quieres ver los trámites que gestionaremos por ti y otros servicios de Gestoría que ofrecemos puedes escribirnos aquí:
Consulta los servicios y contacta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 + 14 =