¿Quieres valorar este artículo?
[Valoración: 4.3 Votos 35]

Hoy en día las ceremonias no religiosas o aconfesionales, están tomando mayor envergadura en nuestra sociedad. Desde bautizos civiles a bodas civiles, en la actualidad también se ofrecen y es muy demandada la organización de funerales laicos o civiles.

En Funeuskadi llevamos muchos años organizando despedidas laicas a petición de las familias, y dado el creciente interés en cómo organizarlas, hemos considerado interesante informar sobre este tipo de ceremonias y conocer las opciones que existen si se está considerando esta posibilidad.

¿Cómo se realiza un funeral civil?

Los funerales laicos son una celebración centrada en la vida del difunto y cuyo objetivo es cumplir con las voluntades de él o sus familiares.

En este tipo de ceremonias no se cuenta con un sacerdote  que guie el oficio según un rito religioso concreto, si no que es un maestro de ceremonias o celebrante quien se encarga de dirigir la celebración. También existe la opción de que familiares y amigos sean los encargados de conducir y ser los oradores.

Organización de un funeral laico

Lo primero que se debe hacer es conocer las preferencias del difunto, si ha dejado alguna instrucción sobre cómo actuar, ya que en muchos casos existe un documento de “Últimos Deseos” en el que el difunto ha dejado todo organizado.

Dado que existe mayor libertad en la celebración de un funeral civil, se puede optar por una ceremonia más o menos convencional, o bien por alguna opción más personal.

 El lugar de celebración

El funeral civil suele celebrarse habitualmente en alguna de las salas del tanatorio donde se ha realizado el velatorio o en la capilla en caso de disponer de ella. En el caso de realizarse entierro en vez de incineración, la ceremonia puede celebrarse en alguna estancia del propio cementerio.

Funeuskadi dispone de capillas multi-confesionales en sus tanatorios capaces de adaptarse a las diferentes creencias religiosas del fallecido.

Maestro de ceremonias o celebrante

Puede darse la posibilidad de que no haya algún familiar o amigo que sepa bien como organizarlo todo, o que simplemente ninguno se sienta con fuerzas de llevarlo a cabo. En estos casos, la mejor opción es dejar que un profesional se encargue de todo.

Además del servicio que puede ofrecer una funeraria, existen empresas especializadas en organizar despedidas laicas.

Intervenciones y reflexiones

Durante la ceremonia no es propio contar cuestiones demasiado personales o íntimas, pero sí se recuerda al ser querido, junto a sus virtudes y anécdotas.

Si la persona lo ha dejado dispuesto, se pueden leer algunas de sus frases o pasajes favoritos de algún libro, o tener elegida las canciones de despedida para su funeral de antemano.

Estructura de la ceremonia

En su estructura, los funerales laicos no difieren tanto de los funerales religiosos. La gran diferencia entre ambos es su contenido.

  • En la apertura, se agradece a los asistentes su presencia, se les da la bienvenida y una breve explicación sobre en qué va a consistir la ceremonia.
  • Tras esto, se dan una serie de reflexiones sobre la vida y la muerte. Se trata de un momento reflexivo ligado a lo espiritual.
  • Seguido, llega el momento del tributo a la persona que se ha marchado. En este momento, los seres queridos tienen la opción de dedicar unas palabras recordándole y alabando sus virtudes.
  • Tras el tributo, se procede a su entierro o incineración según la elección que se haya tomado.

Este tipo de estructura puede ser modificada y cambiar el orden de cada una de las partes o añadir otras partes a gusto de los familiares si así lo solicitan.

¿Cuánto dura un funeral laico?

La duración media de este tipo de un funeral laico es de unos 15 o 20 minutos. Esta duración puede variar dependiendo de la música que se haya elegido, de cuantas personas intervengan y de las lecturas realizadas en él.

Entierro laico

El entierro laico se refiere a la despedida civil que se puede organizar en el cementerio en caso de haber elegido la inhumación de los restos, o guardar las cenizas en un nicho.

Este momento puede ir acompañado de música ambiental y por lo general participan de él las personas más cercanas al difunto. El objetivo de este acto suele ser dar el último adiós a la persona que se va.

 3 Ideas para organizar un funeral laico

Como ya hemos comentado, a la hora de organizar un funeral civil debemos tener en cuenta los gustos de la persona para poder personalizarlo al máximo. Hoy les proponemos algunas ideas para organizarlo. Este tipo de actos pueden personalizarse al detalle permitiendo a sus familiares y amigos recordar con cariño y con la menos tristeza al difunto tal y cómo era.

  1. Amantes de los viajes

    Si la persona que va a recibir el último adiós era un apasionado de los viajes, que mejor que darle una despedida recordando todos y cada uno de los lugares que ha recorrido con cada una de sus anécdotas. Adaptando el discurso sobre el viaje que realiza esa persona, aportando las reflexiones sobre la vida y la muerte.

  2. Aficionados del séptimo arte

    Para alguien que es un apasionado del cine, una despedida con fragmentos de sus películas favoritas o lecturas relacionadas con ellas puede ayudar a sus familiares y amigos a recordarle con ternura.

  3. Enamorados de la música

    Para aquellos enamorados de la música, no hay mejor despedida que con un grupo en directo tocando algunas de sus temas favoritos o elegir algunas de sus canciones.

En Funeuskadi contamos con un servicio de celebración de funerales laicos para aquellos que prefieren realizar este tipo de ceremonia encargándonos de todo lo necesario para su perfecta celebración.
Información sobre funerales laicos