¿Quieres valorar este artículo?
[Valoración: 0 Votos 0]

Existe cierta confusión con los términos funeral, crematorio, tanatorio y/o velatorio. De ahí que surjan dudas como: ¿es posible hacer un funeral sin velatorio? En este artículo despejamos todas las incógnitas y arrojamos luz sobre los diferentes conceptos y tipos de funerales que existen.

Funeral sin tanatorio, y viceversa

El funeral suele confundirse con el hecho de velar al difunto. Sin embargo, para poder responder a la pregunta, ¿es posible hacer un funeral sin tanatorio?, resulta clave especificar que el término funeral hace referencia la ceremonia religiosa previa al evento. Y en lo que respecta al tanatorio, se trata del lugar funerario donde tienen lugar los velatorios, un encuentro íntimo donde se vela el cuerpo del difunto.

Dicho lo cual, sí, es posible realizar un funeral sin tanatorio, o llevar a cabo la ceremonia religiosa solamente sin velatorio. Y también lo es velar el cuerpo del difunto y enterrarlo o incinerarlo, sin necesidad de celebrar una ceremonia religiosa o funeral, en función de las creencias de cada persona.

En este contexto, lo que no podemos evitar es el entierro o la cremación. Además, en el caso del primero, cada vez son más frecuentes los entierros laicos, por lo que este tipo de actos se desvinculan cada vez más del funeral como celebración religiosa.

En el caso del segundo (la cremación), los tanatorios-crematorios están indudablemente en auge. Por lo tanto, la celebración de funerales sin tanatorio es una opción cada vez menos frecuente.

La cremación directa

Si lo que se busca es el abaratamiento del servicio funerario o la reducción de trámites, una de las opciones “low cost” es la cremación directa. Un servicio que se puede tramitar directamente por teléfono y evita la ceremonia o los servicios asociados al funeral convencional: velatorio, cortejo fúnebre, arreglos florales, ataúdes tradicionales… Esta alternativa consiste en el transporte directo del cuerpo del difunto del domicilio, hospital, etc. al crematorio, donde tras la incineración se entregarán las cenizas a la familia.

Tipos de funerales

Tal vez resulte esclarecedor recoger los tipos de funerales que existen, si entendemos funeral como celebración de despedida y no únicamente como celebración religiosa, ya que existen tantas despedidas como personas en el mundo. Estas son las más frecuentes:

  1. Funeral tradicional, el más extendido culturalmente, generalmente de carácter católico. Suele celebrarse en una iglesia, aunque también puede tener lugar en una funeraria.
  2. Velatorio, suele celebrarse en los días previos al funeral tradicional (sin obligatoriedad, como decíamos, de celebrar funeral alguno). Antiguamente solía realizarse en el hogar de la persona fallecida. Hoy en día suelen tener lugar en los tanatorios, generalmente a puertas abiertas para quien quiera despedirse y prestar apoyo a los seres queridos.
  3. Servicio conmemorativo. Puede celebrarse tiempo después del fallecimiento. Se trata de una ceremonia similar al funeral, pero sin la presencia del difunto y con el objetivo de recordarle.
  4. Cremación directa. Incineración directa del cuerpo tras el fallecimiento, sin funeral, velatorio, ni los clásicos trámites.
  5. Entierro directo. El cuerpo se entierra directamente en un contenedor simple, sin velatorio. Puede efectuarse un servicio conmemorativo al pie de la tumba o transcurrido un tiempo.
  6. Ceremonias personalizadas. Ceremonias a medida del fallecido y sus seres queridos, con un componente significativo y emocional importante. Los entierros orgánicos y los cementerios verdes son un claro ejemplo de que cada vez existen más opciones y alternativas.

Gestoría funeraria

Si quieres ver los trámites que gestionaremos por ti y otros servicios de Gestoría que ofrecemos puedes escribirnos aquí:
Consulta los servicios y contacta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *