¿Quieres valorar este artículo?
[Valoración: 0 Votos 0]

Concebir y organizar un funeral especial y emotivo cuando las restricciones de aforos en tanatorios, cementerios, iglesias e incluso en el interior del hogar están a la orden del día es complicado, pero no imposible. Estas son tres ideas que podrán servirte como inspiración para un funeral no solo especial sino muy personal.

Tres ideas para un funeral especial y único

Es cierto que la actual situación no ayuda en la organización de un funeral debido a las restricciones de aforo en lugares públicos, en el ámbito privado o en espacios de culto. De hecho, tan siquiera en la calle es posible permanecer reunidos de manera más o menos numerosa. Sin embargo, esta realidad que nos ha tocado vivir de manera inevitable, no puede impedir que celebremos un funeral especial.

¿Qué hacer entonces? Recordar a la persona que nos ha dejado con un homenaje único y personal será la mejor manera de honrarle.

Para ello, debemos tener presente el carácter de ese ser allegado, qué le hubiera gustado y de qué manera podemos hacer que participen todas aquellas personas que fueron importantes en su vida a pesar de las distancias y las limitaciones.

Las imágenes, los sonidos y los lugares comunes: tres alternativas a tu alcance

Vídeo, fotografías o testimonos.

La creación de un contenido audiovisual con vídeos, fotografías o testimonios acerca de la persona fallecida es una manera entrañable de recordarla. Podemos, de hecho, compartirlo con aquellos familiares y amigos que no han podido asistir al funeral a través de una aplicación de mensajería instantánea, brindándoles así la oportunidad de sentirse más cerca y de dedicar a esa persona, una vez más, unos minutos de su vida.

Una flor y una canción.

Acompañar la ceremonia con un toque musical, que recuerde al ser querido, a momentos felices en su compañía o simplemente una melodía que suene evocadora en un momento como este y que sea música apropiada para el funeral o durante el sepelio, hará de la ocasión un momento emotivo y especial.

En la puerta, flores individuales que los allegados puedan coger y trasladar a sus casas para recordarle si es que no pueden acceder al interior del recinto. Esta es otra forma personal y especial de homenajear a quien nos deja en un momento convulso como este.

La visita a ese lugar que tanto frecuentaba.

Aquellas personas que adoraban la naturaleza, el mar, y que guardaban con cariño un lugar especial al que siempre acudían cuando tenían ocasión, se merecen un funeral atípico. Un homenaje individual que lleve a sus familiares y amigos a este punto concreto para recordarle durante unas horas al aire libre y contemplando unas bonitas vistas. Puede tratarse del pico de una montaña, de la ribera de un río o de la orilla de un lago, el lugar no importa, pero sí acudir a él tras la muerte de esa persona y, por qué no, cada año como fecha conmemorativa.

Colocar flores, una placa, un pequeño monolito y rendirle homenaje con el silencio o con una comida campestre e informal entre amigos será una opción que a la persona que nos ha dejado seguro le gustaría.

Al tratarse de una celebración al aire libre, que podemos realizar solos, de manera escalonada o en compañía reducida, resulta compatible con la actual situación.

Quizás te resulte imposible llevar a cabo cualquier funeral de estas características, son momentos difíciles, si es así, recurre a los servicios funerarios de una empresa especializada, ellos organizaran la despedida que desees.

Servicios en nuestros tanatorios y crematorios. Salas, capillas multiconfesionales, traslados, cafetería…
Pedir información

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *