¿Quieres valorar este artículo?
[Valoración: 4 Votos 20]

Tras el fallecimiento de un ser querido, es habitual que se rinda homenaje al difunto dedicándole unas palabras de reconocimiento por su vida y trayectoria. Existen dos formas de plasmar y hacer públicos estos mensajes: las esquelas y los obituarios.

Las primeras son de sobra conocidas y consisten en el aviso del fallecimiento de una persona que se publica en periódicos o en lugares públicos y que indican la fecha y lugar del entierro o funeral.

En este artículo analizamos la figura, quizá más desconocida, del obituario.

¿Cuál es el significado de obituario?

Según la RAE, el obituario, también conocido como necrología o necrológica, no es más que una noticia comentada sobre una persona fallecida recientemente. El objetivo del obituario es homenajear la vida del difunto y destacar sus logros personales y profesionales.

En caso de que el fallecido disfrutase en vida de un reconocimiento social lo normal es que el obituario se publique en un medio de comunicación escrito (periódico o revista) aunque también los medios audiovisuales (telediarios, programadas de televisión, etc.) se pueden hacer eco.

En estos casos, no resulta extraño que los obituarios estén ya redactados cuando la persona todavía está con vida. De esta forma, una vez llegado el momento, el medio de comunicación escrito podrá publicarlo al día siguiente.

Pero también es posible que, en los casos en los que el fallecido no disfrutase de ese reconocimiento público, el obituario se publique en los libros parroquiales solo disponibles para los feligreses de la iglesia en cuestión.

Ejemplos de un obituario funerario

Gracias a internet es sencillo encontrar obituarios en diarios digitales. Basta con acceder a cualquier medio digital y buscar la palabra ‘obituario’. El Correo, RTVE o El País disponen de multitud de ejemplos.

Obituarios y redes sociales

Hoy en día los obituarios también son habituales en redes sociales. Ante el fallecimiento de cualquier persona con relevancia mediática los usuarios le dedican mensajes, destacan sus logros o comparten vídeos de su trayectoria profesional.

Desgraciadamente, en algunas ocasiones las redes sociales han servido para propagar defunciones que, en realidad, no habían sucedido. Así, Kirk Douglas, Jackie Chan o Bon Jovi han sido dados por fallecidos cuando en realidad no lo estaban.

Diferencias entre esquelas y obituario

Las esquelas son avisos de la muerte de una persona que se publican en los periódicos, tanto en sus versiones online como en sus tiradas impresas. En estos avisos, caracterizados por incluir un recuadro de luto, se da información sobre la fecha y el lugar del funeral, el entierro, etc.

Esquelas y obituarios son textos póstumos, escritos para homenajear o informar sobre la muerte de una persona, famoso o anónimo pero tienen sus diferencias:

  • La esquela es un texto breve, pagado y publicado en algún periódico. Figura el nombre de la persona y da información sobre los servicios funerarios, fecha, lugar y hora de la despedida.
  • El obituario, como hemos comentado, se diferencia principalmente porque incluye información sobre su vida. Un homenaje y reconocimiento que se crea para rememorar al fallecido. Por regla general, tiene un interés informativo y no se paga por su publicación.

Esta diferenciación desaparece en Latinoamérica ya que la palabra obituario es mucho más cercana a la definición de esquela. De hecho, se conoce como obituario al repositorio del conjunto de esquelas como, por ejemplo, la sección de esquelas de un periódico, se denominaría “Obituario”.

En Funeuskadi crearemos en breve una nueva sección de obituarios, en la que ofreceremos nuestro personal homenaje a personalidades públicas que hayan contribuido a la sociedad con su trabajo y esfuerzo.