¿Quieres valorar este artículo?
[Valoración: 5 Votos 1]

Según la OMS, cada año se suicidan más de 800 000 personas. Es decir,  hablamos de una muerte cada 40 segundos.

¿Por qué? ¿Qué es lo que empuja a una persona a suicidarse?

Las razones de las personas que lo intentan son de lo más variadas. En general, podríamos agrupar los factores de riesgo en:

  • Sufrir depresión y/o trastornos psiquiátricos, como esquizofrenia.
  • Abusar de sustancias psicoactivas (alcohol u otras drogas).
  • Situación de estrés laboral o académico.
  • Pérdida o problemas de pareja, agudizado en adolescentes.
  • Dificultades económicas.
  • Falta de apoyo familiar y/o social.

En cualquier caso, la decisión de suicidarse no llega repentinamente, se va gestando poco a poco hasta que llega un momento en que la idea de muerte se siente como la única salida.

Parece que no existe otra solución y se convierte en la forma de eliminar o huir de un sufrimiento que va en aumento.

Pero, ¿Se puede prevenir el suicidio? La respuesta es sí.

La decisión de suicidarse no aparece de repente, salvo que medien drogas o trastornos psiquiátricos, en el resto de situaciones, se puede prevenir.

Lo primero que vamos a hacer es eliminar una serie de mitos que no facilitan la tarea; al contrario, nos dificultan la prevención de esta conducta. Conozcamos algunos de ellos para actuar en consecuencia:

Mitos sobre qué hacer si un amigo o familiar piensa en el suicidio

MITOS Y CREENCIAS RESPUESTA CIENTÍFICA
Preguntar o hablar sobre el suicidio con alguien que esté pensando en hacerlo, puede inducir a que lo realice. ¡Falso! Al contrario, hablar sobre ello reduce el riesgo de cometerlo.
La persona que se quiere suicidar no lo dice ¡Falso! Nueve de cada diez lo expresaron claramente.
La persona que lo dice, no lo hace ¡Falso! La mayoría expresaron sus intenciones con palabras, amenazas o cambios de conducta.
Toda persona que se suicida está deprimida o tiene una enfermedad mental ¡Falso! Estas personas tienen más probabilidad pero no hay porqué estar en esa condición para suicidarse.
El suicidio es impulsivo y por ello, no se puede prevenir. ¡Falso! Siempre existen señales directas o indirectas, verbales o no verbales.

Y, ¿cómo sabemos si un familiar o allegado nuestro está pensando en el suicidio? Observa porque existen algunos indicios que nos pueden advertir de ello y así, intentar evitarlo. Presta atención ante estas señales:

Suicidio amigo o familiar
¿Cómo sabemos si un familiar está pensando en el suicidio?

Señales de alarma para creer que existe una conducta suicida

Tipo de señal Verbalizaciones
Comentario o verbalizaciones negativas sobre sí mismo o sobre su vida “Ya no sirvo para nada”
“Esta vida es un asco”
“Mi vida no tiene sentido”
“No te preocupes por mí”
“Soy una carga, estoy cansada…”
Expresiones negativas sobre su futuro  “Lo mío no tiene solución”
“Las cosas no van a cambiar nunca”
Comentarios o verbalizaciones relacionadas con el acto suicida o la muerte “No quiero seguir viviendo”
“Me gustaría desaparecer”
“Ojalá no hubiera nacido”
“Estaría mejor muert@…”
“Si te vuelvo a ver..”
Despedidas verbales o escritas  “Quiero que sepas que en todo este tiempo me has ayudado mucho”
Señales de alerta no verbales
  • Cambios en la conducta (abuso de alcohol, deja de ir a trabajar, no asistir a sus grupos…)
  • Al preguntarle por si tiene ideas de suicidio, el afectado comienza a llorar sin decir nada..
  • Regalar objetos muy personales y queridos
  • Cerrar asuntos pendientes
  • Llamar a personas para despedirse
  • Preparar documentos para cuando uno no esté

Si identificas alguna señal, estate tranquil@ porque no suponen directamente ninguna alarma, lo que nos indican es que hay que prestar más atención.
Veamos entonces, de qué manera actuar y qué herramientas tenemos a nuestra disposición.

Herramientas de ayuda para prevenir el suicidio

Pregunta y escucha
  • Exprésale tu preocupación.
  • Pregunta para que no se guarde sus ideas. Le va a proporcionar alivio.
  • Acepta sus sentimientos sin sermones. Puedes ofrecer alternativas.
  • Traslada que no decida nada ahora, porque aunque no lo parezca, las cosas cambian.
  • Vigila su salud física: alimentación, higiene y sueño.
Cuenta con la familia y amigos
  • Hay que tratar de que esté acompañado. Trasládale que no está solo.
  • Avisa al entorno para que esté pendiente.
Limita acceso a medios lesivos
  • Pon fuera de su alcance cualquier cosa con la que se pueda hacer daño (medicamentos, alcohol, cuchillos afilados…)
Pide ayuda
  • Busca ayuda profesional o acude a un centro sanitario.
  • También existen asociaciones, e incluso aplicaciones que ayuda a superar este problema. Incluso el teléfono de la Esperanza ha activado el móvil 717 003 717

Esperamos haberte ayudado a identificar señales de alerta y cómo ayudar a prevenir el suicidio. No obstante, recuerda que ante cualquier duda, recuerda que ofrecemos un servicio de ayuda psicológica.
902787096