¿Quieres valorar este artículo?
[Valoración: 5 Votos 1]

Si has oído alguna vez estas palabras y has tenido que ir corriendo a Google a buscarlas, esperamos que encuentres aquí la respuesta. La Tanatopraxia y Tanatoestética son dos de las profesiones con más trayectoria en el sector funerario.

Los tanatopractores son los que se encargan de preparar el cuerpo del difunto para su presentación ante los familiares a través de técnicas conservación y maquillaje. Sin embargo su labor en el sector es mucho más importante que eso.

Esta entrada la vamos a dedicar a explicar en qué consisten estas dos profesiones y en explicar la influencia que pueden llegar a tener en el proceso del duelo de los seres queridos.

¿Qué es la tanatopraxia?

De dónde viene el nombre

La raíz etimológica de esta palabra proviene del griego. Tánatos, o Θάνατος como se escribía en griego antiguo, y significa literalmente muerte. Sin embargo, esta palabra era la que utilizaban para designar en la mitología griega a la personificación de la muerte sin violencia.

En la cultura romana tenía su equivalente bajo el nombre de Mors o Letus/Letum. Por otro lado, praxis, del griego antiguo πραξις, significa práctica/acción.

Cómo se preparaba al difunto en la antigüedad

El origen de esta práctica se remonta a la Edad de Piedra. Ya entonces se vestía y decoraba a los difuntos con elementos especiales, sin embargo no es hasta la llegada del imperio egipcio cuando esto cobra una especial relevancia.

En el antiguo Egipto se momificaba y embalsamaba a los difuntos con el fin de conservar su cuerpo intacto para la otra vida. En estos rituales ya usaban cosméticos como henna o carmín para teñir el cabello o los labios de los difuntos.

Definición de la Tanatopraxia

La palabra tanatopraxia designa el conjunto de técnicas que sirven para conservar el cuerpo de un difunto como son: la higienización, la conservación, el embalsamiento, la restauración, reconstrucción y el cuidado estético.

Cuando pensamos en la preparación de un cadáver, normalmente pensamos en un una persona de avanzada edad, y que ha fallecido de muerte natural, pero esto no siempre es así.

¿Has pensado qué pasa cuando el difunto ha sufrido un accidente? En este caso, la labor de un tanatopractor es si cabe más importante, porque ha de reconstruir el cuerpo, desinfectarlo y limpiarlo para dar al difunto el aspecto más adecuado para que la familia pueda velarle tranquila.

Además de estas tareas, si fuera necesario, se extraería cualquier prótesis o añadido que pueda contaminar el cadáver, como por ejemplo un marcapasos.

¿Qué es latanatoestética?

De dónde viene el nombre

La palabra tanatoestética tiene el mismo origen etimológico que tanatopraxia, la raíz es la misma (Tánatos, o Θάνατος) que junto con la palabra estética (derivada de αíσθητική [aisthetikê], cuyo significado es sensible) designa el conjunto de actividades que se practican al cadáver con la intención de mejorar su aspecto.

La tanatoestética es una sub-actividad que pertenece al conjunto de prácticas de la tanatopraxia, y se centra en el cuidado estético del difunto: esto es el maquillaje y la peluquería.

Cómo se prepara el cuerpo en una funeraria

El aspecto físico que presenta el cuerpo sin vida de un ser querido es algo que nos puede afectar, por ese motivo este trabajo es tan importante y valorado en una funeraria.

Entre las principales acciones de un profesional que se dedica a la tanatoestética se encuentran:

  • Afeitar el rostro del finado

  • Dotarle de rubor (para eliminar el tono mortecino)

  • Adecentar las uñas

  • Preparar el cabello y peinarlo

La tanatopraxia y el duelo

Preparar al fallecido antes de que sea visto por la familia reduce el impacto psicológico que nos produce ver los efectos producidos por la muerte en nuestro ser querido: rigidez, palidez de la piel y labios.

Cuando los allegados ven en la sala velatorio a su ser querido, son conscientes del trabajo realizado por los tanatopractores, siempre lo agradecen y les reconforta este recuerdo del último adiós.

Cómo es un profesional de la tanatopraxia

Antes no existía ningún requisito formal para empezar a trabajar como tranatopractor, sin embargo hoy en día es un trabajo más profesionalizado.

Para poder conseguir algún certificado de profesionalidad que nos acredite oficialmente como capacitados para este trabajo se debe realizar un curso en un centro autorizado por SEPE.

Los certificados para dedicarse a la tanatopraxia se otorgan por las diferentes comunidades autónomas y tienen carácter nacional. Es decir, que aunque la convocatoria sea a nivel comunitario el certificado tendrá valor a nivel nacional y te permitirá trabajar en todo el territorio nacional.

Un profesional de la Tanatopraxia como los que trabajan en Funeuskadi deberá haberse formado generalmente en:

  • Concepto de la defunción. Tipos y etapas
  • Estudio de los efectos cadavéricos
  • Procesos destructores del cadáver
  • Lesiones de la piel tras la muerte
  • Patología traumática
  • El Protocolo funerario para la presentación del fallecido
  • Medicina legal básica
  • Teoría y práctica de maquillajes reparadores
  • Acondicionamiento (taponamiento, higiene, cierre de boca y ojos)
  • Afeitado
  • Vestido y arreglado funerario
  • Reconstrucción y prótesis

Una respuesta a «Tanatopraxia y tanatoestética: qué son e influencia en el duelo»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × cinco =