¿Quieres valorar este artículo?
[Valoración: 5 Votos 1]

Existe una nueva forma de llevar siempre con nosotros a quienes hemos dejado atrás en el camino. Los diversos tipos de joyas funerarias a los que podemos acceder hoy en día, al menos en Euskadi de la mano de propuestas innovadoras en lo que respecta a los recuerdos funerarios o joyas de cremación, nos brindan la oportunidad de sentir más cerca a quién ya no está con nosotros, una sensación que produce cierto alivio y sosiego para muchas personas en fase de duelo tras la cremación de un ser querido.

Tipos de joyas funerarias

¿Por qué una joya funeraria?

La pérdida de un ser querido es un episodio muy doloroso y difícilmente asumible, de hecho, se trata de uno de esos momentos vitales que marcan a una persona para siempre por la sensación de vacío y zozobra que provoca, sobre todo en los primeros meses desde el fallecimiento.

Para esos familiares y amigos que tratan de digerir esta situación de la mejor manera posible, contar con un objeto de apego que los acompañe siempre resulta reconfortante, y qué mejor objeto que una joya especialmente diseñada para llevar siempre con ellos como puede ser una pulsera o un colgante en los que permanezca la esencia de ese ser querido, es decir, sus cenizas o su ADN.

Hasta ahora, quienes deseaban tener cerca las cenizas del finado debían conformarse con una urna o contenedor de recuerdo que a menudo se colocaba en un lugar estratégico de la vivienda, quizás en el dormitorio principal o en el salón. Sin embargo, gracias a los diferentes tipos de joyas funerarias, mantener a esa persona aún más cerca y de manera mucho más íntima y privada es posible.

Quizás muchos de los que nos estáis leyendo no habíais oído hablar nunca de esta opción, buena parte de vosotros habrá pensado incluso que ha sido una lástima no haberla conocido antes. Y es que, mantener aferrado el recuerdo de un padre, un hijo, una esposa de forma literal es más que un regalo, es un ejercicio terapéutico.

¿Imaginas poder caminar con ese recuerdo simbólico tan personal cerca del pecho? Esta sensación no tiene precio para quienes buscan la paz tras una despedida traumática. Un colgante con las cenizas de cremación o con una imagen o grabado que recuerde a esa personas te hace sentir más cerca de ella.

Una joya funeraria que os represente

Para que esa joya funeraria te acompañe de por vida y preserve la memoria de tu ser querido, ha de responder a varias características: la primera, que se adecue a tus gustos y sea cómoda; la segunda, que exprese con algún detalle la personalidad de la persona fallecida o el tipo de relación que manteníais, quizás un símbolo, una fecha, una inscripción… Se trata de que esa joya funeraria sea lo más personal posible y se adapte perfectamente a tus expectativas y recuerdos.

En Funeuskadi, por ejemplo, trabajamos con un catálogo de joyas con el fin de satisfacer cualquier gusto o requisito, también en lo económico, pues se trata de que ese recuerdo sea asequible y que su precio no suponga un impedimento en un momento tan doloroso como el que atraviesan familiares y amigos del difunto.

Esa joya que adquiere el familiar se convierte además en un legado, un precioso obsequio que puede trascender de padres a hijos, evitando que se pierda la memoria del difunto.

No solo eso, también puede representar un nexo de unión al poder confeccionarse varias joyas a partir de unas mismas cenizas, de tal forma que distintos familiares posean ese recuerdo de un ser querido, e incluso albergar los restos de diversas personas, pudiendo así unir, por ejemplo, las cenizas de una pareja en una misma joya funeraria que legar a sus sucesores.

 

Diamantes con ADN de tu ser querido

Las joyas para cenizas elaboradas con ADN representan la última tendencia en joyas funerarias.

Se trata de joyas que van más allá de las cenizas e incluyen ADN del finado en su proceso de elaboración. Un ejemplo son los diamantes confeccionados a partir de los restos de ese ser querido.

El diamante es fabricado a partir de las cenizas o de material genético como puede ser un mechón de pelo. Durante cinco semanas, el proceso convierte las cenizas (son necesarios al menos 500 gramos) en una gema, un diamante en bruto singular de tono azulado que tras pulirse y tallarse puede ser engarzada en un anillo, en un colgante, en una pulsera o en un relicario.

Estos diamantes de cenizas funerarias van acompañados de un certificado de autenticidad con información sobre el fallecido.

Otra opción muy demandada entre los diferentes tipos de joyas funerarias a partir de las cenizas del difunto o de su ADN son las denominadas 3D Memories, pues su proceso de fabricación comprende tecnología 3D con ADN o cenizas más cerámica.

Sin embargo, sea cual sea el tipo de joya funeraria que escojas para inmortalizar tu recuerdo y tu amor hacia esa persona fallecida, lo importante es que apuestes por el saber hacer de un equipo profesional experto. En otras palabras, un equipo humano que garantice la excelencia de la pieza y su calidad, que sea meticuloso con los detalles y que trabaje cada joya funeraria con el respeto que merece. Porque no se trata de confeccionar cualquier joya, se trata de dar forma a un sentimiento que pretendemos inmortalizar y preservar para que nos acompañe para siempre.

Regala un árbol para el recuerdo

Un símbolo perenne e imborrable que te ofrecemos de forma gratuita.
Más información

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte + dieciocho =