¿Quieres valorar este artículo?
[Valoración: 4.6 Votos 8]

Las tormentas eléctricas son uno de los fenómenos meteorológicos que más curiosidad nos despiertan, y a la vez más nos asustan y preocupan. Según datos de las estaciones meteorológicas, serán las principales protagonistas de este verano, y por ese motivo queremos explicarte por qué se denominan “tormentas eléctricas”, sus causas y cómo protegerte de ellas para evitar tener graves problemas.

¿Qué es una tormenta eléctrica?

Sabemos que una tormenta es la reacción que se origina cuando dos o más masas de aire de diferentes temperaturas coexisten en un mismo espacio.

El aire frío, que tiene más densidad que el aire caliente, es atraído con mayor intensidad por la fuerza de la gravedad lo que provoca que “baje” y ocupe el lugar del aire caliente. Al juntarse el aire cálido y frío, esta combinación de fuerzas y movimiento ocasionará vientos y puede resultar en la formación de nubes de tormenta.

Cuando se produce este fenómeno, son frecuentes la producción de truenos y relámpagos, que se originan por el intercambio de cargas eléctricas entre la tierra y la atmósfera.

Mientras que la tierra posee una carga eléctrica negativa, la atmósfera tiene una carga de igual magnitud positiva, y entre ellas pasa algo parecido a lo que ocurre con las masas de aire frío y aire caliente. Al juntarse y coexistir, se generan los rayos que vemos en la lejanía durante una tormenta.

¿Cómo se origina una tormenta eléctrica?

Las tormentas eléctricas están formadas en un ciclo de tres etapas:

<h3>Etapa Cumulus

Podríamos explicar la fase cumulus en la creación de tormentas eléctricas en 3 pasos:

  1. El sol calienta la superficie de la Tierra y a su vez este calor calienta el aire cercano.
  2. Como ya explicamos el aire caliente es más ligero (tiene menos densidad) que el aire frío por lo que “sube” provocando una corriente de aire ascendente.
  3. Si, además, este aire es húmedo se condensa en una nube llamada cumulus.

Mientras siga habiendo corrientes de aire cálido ascendiendo la nube no cesará de crecer.

Etapa Madura de la tormenta

Cuanto más grande es la nube más agua hay en su interior y, por lo tanto, más pesa. Cuando el peso del agua se hace insostenible empiezan a caer gotas de lluvia. A su vez, el aire frío comienza a entrar en la nube lo que hace que la nube de aire caliente descienda (por las diferentes densidades del aire frío y caliente). Esto hace que el agua vaya hacia abajo provocando lluvia.

La nube cumulus es ahora una nube cumulonimbus por la combinación de corrientes ascendentes, corrientes descendentes y lluvia. Esto deriva en fuerte lluvia, rayos y truenos.

¿Cómo se forman los rayos en una tormenta?

Los rayos más comunes son los que se producen desde una nube hasta la tierra, son a su vez los más peligrosos ya que el impacto se produce contra la superficie o un objeto que atraiga la carga.

Se producen por la atracción entre las cargas positivas en la tierra y las negativas en las nubes, produciendo un efecto de ida y vuelta.

Otros tipos de rayos son los que se producen desde la tierra a una nube, menos comunes, o los que vemos trasladarse de una nube a otra. Por otro lado, los truenos serían la representación sonora del relámpago al tomar contacto y calentar el aire.

Etapa de disipación

Tras 30 minutos la corriente descendente domina a la ascendente, esto provoca que el aire caliente no pueda subir, y por tanto no se pueda condensar para formar gotas de lluvia. La tormenta se disipa y poco a poco desaparecen las nubes con una lluvia débil. El proceso completo dura aproximadamente una hora en tormentas normales, las grandes duran varias horas.

Precauciones durante una tormenta eléctrica

Salir bien parado si te alcanza un rayo es prácticamente imposible, el 30% de las personas mueren, y el 74% de los que sobreviven quedan con discapacidades permanentes.

Aunque las probabilidades de recibir un impacto por rayo son de 1 entre 3 millones aproximadamente, una misma tormenta, pudo acabar con 13 vidas recientemente en 2017 en Bagladesh, por ese motivo os contamos cómo podéis protegeros de estos peligrosos fenómenos eléctricos.

Es importante diferenciar las medidas de seguridad para la ciudad de las precauciones que debemos tomar para los entornos rurales, ya que es mucho más probable que te alcance un rayo en el medio rural que en el urbano.

En las ciudades los edificios altos y los pararrayos protegen las zonas cercanas, mientras que en el campo los árboles atraen especialmente a los rayos, pero vamos a conocer las diferencias entre ambos entornos para que tengas en cuenta estos valiosos consejos.

Medidas de seguridad en tormentas si estás en un entorno rural

  • Prestar atención a las recomendaciones meteorológicas, especialmente si se tiene previsto realizar actividades al aire libre.
  • En caso de que veamos una tormenta eléctrica, refugiarse de inmediato en un lugar seguro.
  • No permanecer en lugar altos durante una tormenta eléctrica.
  • No correr durante una tormenta, y menos si tenemos la ropa mojada.
  • Apagar los móviles o cualquier otro aparato de comunicación que pueda atraer rayos.
  • No refugiarse bajo un árbol.
  • Alejarse de charcos o zonas mojadas.
  • Tomar posición segura, la más segura en estos casos suele ser de cuclillas.

Medidas de seguridad en tormentas si estás en el interior de una vivienda

  • Desconectar los electrodomésticos y aparatos eléctricos.
  • No salir a la terraza o al balcón.
  • Mantener las puertas y ventanas cerradas para evitar corrientes de aire.
  • No utilizar agua.
  • Alejarse del suelo subiéndose a una silla que no sea metálica. También se pueden poner los pies en la mesa o en otra silla. La mejor forma de alejarse del suelo es subirse a una cama que no tenga metal, con estructura de madera, por ejemplo.

Tormenta eléctrica de Barcelona

El impacto de una tormenta puede ser más devastador de lo que pensamos, una de las tormentas eléctricas más fuertes sufridas recientemente en España es la que tuvo lugar en Barcelona en 2017, sufriendo un temporal que dejó la ciudad con más de 95 urgencias.

Esta tormenta causó grandes daños por culpa de fuertes lluvias de más de 25 litros por metro cuadrado, llegando en la zona más afectada a los 62 litros por metro cuadrado.

Entre los daños que sufrió Barcelona y que pueden ser consecuencias comunes en una tormenta se encontraron: cortes de carreteras, inundaciones, fallos en el suministro eléctrico, caídas de árboles…